Inspiración

michelangelo-academyLas academias de la temprana Edad Moderna fueron el medio natural del humanismo renacentista. Las universidades medievales, ancladas a la escolástica y enfoncadas en las disciplinas profesionales (leyes, medicina, teología) fueron incapaces de adaptarse a las tendencias humanistas. Los studia humanitatis, renovadas artes liberales (gramática, retórica, literatura, historia y filosofía) basadas en el estudio directo de las fuentes (clásicos griegos y latinos) y relativamente independientes de la autoridad de la ortodoxia escolástica engendraron así la academia cono foro alternativo para el intercambio de ideas.

Los siglos XVI y XVII vieron cómo las academias se convirtieron también en centros para las artes, superando el sistema de aprendizaje gremial. A menudo, las academias con mayor inclinación literaria adoptaron nombres fantásticos y extravagantes, como en Italia la Accademia degli Svegliati (“de los insomnes”), Accademia degli Intronati (“de los estupefactos”), Accademia degli Eterei (“de los etéreos”), Accademia degli Invaghiti (“de los enamorados”), Accademia degli Infiammati (“de los inflamados”)… Muchas academias ejercieron poderosa influencia en la música de su tiempo, llegando a ser cuna de géneros como el madrigal o la ópera barroca. Éste es el caso de los Invaghiti, quienes en 1607 esponsorizaron el Orfeo de Claudio Monteverdi.

Hoy nuestro ensemble toma nombre de una de las academia literarias más famosas del Siglo de Oro español, la Academia de los Nocturnos, brevemente activa a finales del siglo XVI en la ciudad de Valencia (más sobre ella en Wikipedia), esforzándonos en revivir tanto la aproximación direccta a las fuentes como la independencia de la ortodoxia de aquellos humanistas, sin duda el mejor modo de descubrir (o redescubrir) las bellezas del pasado.